lunes, 25 de junio de 2012

Sobre "Juego que me regalo un seis de enero"


Esta canción de la nueva trova cubana es muy sugerente y llena de significado y ha cautivado e intrigado a más de uno con sus rica poesía. Aquí va intento de elucidación

Como el mismo autor, Silvio Rodrìguez, dijo en una entrevista en la televisión de Cuba (http://www.youtube.com/watch?v=6-oRPA7_Aqo) “ …a este tema lo escribí el seis de enero de este año”, 1991. Se publicó por única vez en el disco “Silvio” de 1992.

No casualmente, hay aquí un vínculo temporal: En Cuba había comenzado el Período Especial, época de carencias y sufrimiento. Abatida la URSS un par de años antes, y extinguidos los subsidios rusos pero no el asesino e inmoral bloqueo yanqui, el pueblo de la revolución va a vivir sus peores años. Empiezan a gestarse emprendimientos conjuntos con la industria hotelera capitalista y otros empresarios. Justamente en este mismo álbum publica la vibrante “El necio” en donde dice, entre otras cosas: Yo me muero como viví.

En primer lugar, aclaremos un error frecuente referido al título: es regalo y no regaló. Al juego se lo regaló él mismo, no “un seis de enero”. Silvio lo enfatiza muy bien en la entrevista mencionada, dice bien claro “juego que me regalo…” enfatizando la acentuación en la segunda sílaba: re-ga-lo.

Musicalmente, a mi exclusivo juicio, es una melodiosa canción de trova, muy propia de su autor. Tiene finales de frase altos y melodías moderadamente complejas. Se respalda una guitarra que teje enlaces de tono marcial y acompaña a la voz con acordes marcados y rítmicos con algunos coros medidos y poco invasivos.

Son muy ilustrativas estas declaraciones del autor respecto de este tema:

"Cuando yo estaba en el tercer grado, mi maestra pensaba que yo era anormal. Oí como se lo decía a los padres de una niña, fuera del aula, aunque me encontraba esperando a que terminara la clase de catecismo. A mi no me metían en aquella lección porque mi padre lo había prohibido, con la amenaza de ponerme en otra escuela. La hija de aquellos padres que me miraban con arrobada piedad, se llamaba Lupe. Era muy buena y aplicada, era la excelencia anual del colegio y aquel año sus padres estaban preocupados porque sus notas habían bajado un poquito. Ni sus padres ni la maestra podían saber que Lupe, a quien yo amaba como un condenado, nos enredábamos en extensas discusiones espirituales cuyo meollo era la existencia de los tres reyes magos. Ella afirmaba que no existían, que eran nuestros padres, y yo, que no iba a la clase de religión, lo contrario. Un buen ejemplo de cómo el hábito no hace al monje."

Espero con esta entrada invitar a escucharla con la atención que se merece.

Juego que me regalo un seis de enero

Soy ciudadano del amor,
llevo dogal de belleza
entre la hombrera y la cabeza,
entre rodilla y cinturón.
Sujeción al amor y a la belleza tanto desde lo intelectual como desde lo sexual.

Haciendo crítica social
me perfumé de valiente,
creyeron que era disidente
y no era más que natural.
No disidencia respecto de la revolución cubana, sino posesión de un natural  espíritu crítico.

Martí me habló de la amistad
y creo en él cada día,
aunque la cruda economía
ha dado luz a otra verdad.
Fe en los valores humanos, aun en época neoliberal y de economicismo rabioso como los ’90, en el contexto de la muy reciente caída de la Unión Soviética.
El mundo tiene la razón
puesta en el pan, en el diario,
ese señor rudimentario
que nos dará la absolución.
Crítica del economicismo y egoísmo neoliberal y su esterilidad que parece ser una especie de nuevo dios.
Ciega, la vida nueva es
como un verso al revés,
como amor por descifrar,
como un Dios en edad de jugar.
Incertidumbre respecto del futuro, sin dioses ni certezas externas a lo racional pero con esperanza y libertad (“amor por descifrar”).
Trino, vete al destino,
al punto que será final,
juega lo que no jugué,
y canta que aunque sin rey mago
sigo en pie.
Rechazo de la religión (Trino, vete al destino) e invitación a imaginar, a soñar libremente sin personajes mágicos, con los valores en pié.

Seguro estoy requetemal,
debo sufrir algo extraño,
pues ni la hiel ni el desengaño
me dan razón de funeral.
Orgullosa manifestación de constancia en los ideales a pesar de las circunstancias en contra.
El fin de siglo trae la sien
cebada de podredumbre (sic),
como invitándome a una lumbre
que prenderá quien ame bien.
Rechazo de los tiempos neoliberales y esperanza de que la hoguera que acabe con tanto consumismo y utilitarismo egoísta vendrá por el amor a la humanidad.
Bendito el tiempo que me dio
una canción sin permiso.
Bendito sea el paraíso
algo infernal que me parió.
Agradecimiento a la inspiración que le dió la época, aún cuando la obra va en contra de esos mismos tiempos. Agradecimiento por ser cubano.
El día del Armagedón
no quiero estar tras la puerta,
sino soñando bien alerta,
donde esté a salvo de perdón.
El día del colapso de la revolución espera estar en al descubierto y luchando contra sus enemigos, sin pedir cuartel.

En definitiva la canción es una manifestación de lealtad orgullosa y despojada. Lealtad a los valores e ideales socialistas y a su patria, a pesar del peligro que se vislumbra. Resaltan en estos versos el amor, la amistad, la belleza, el humanismo y el socialismo. Sin sucumbir a creencias sobrenaturales, como algunos otros, Silvio acepta  la incertidumbre y la búsqueda que se avecinan y las troca en libertad, en juego gozoso resguardando los valores supremos.


Esteban Cámara
Junio de 2012

4 comentarios:

  1. La gran mayoría de las canciones de este filósofo devenido en poeta tienen significados que uno va descubriendo con el tiempo, eso es lo que me gusta de su obra. Sin dudas esta es una de las mas complejas. La Flor de sobri

    ResponderEliminar
  2. Un poco tarde, pero voy a decirte que no concuerdo con tu interpretación de la frase "Trino vete al destino..." con rechazo a la religión. El trino es sinónimo de canto, música, tomado del canto de los pájaros; aquí Silvio invoca al arte como Diosa, invita a soñar a pensar en el futuro, pero no como decís, sin personas májicos, sino en línea con lo que plantea en "El Necio", sería así como, con mis ideas sigo pensando igual, aunque el mundo demuestre lo contrario

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa interpretación. Esta canción significó mucho para mi en un momento en el que dejas de ser niño y entiendes que el dinero es el dios del mundo que empiezas a descubrir. Y tú solo tienes los sueños por moneda. Es una defensa de las virtudes puras, antes de la era material!

    ResponderEliminar
  4. Hola. Tengo una duda respecto a la letra. He escuchado la canción y buscando la interpretación de un verso en particular he llegado aquí. Aquí, y en otros sitios web, la letra se asegura que la letra dice:

    "Ciega, la vida nueva es
    COMO UN VERSO AL REVÉS,
    como amor por descifrar,
    como un Dios en edad de jugar"

    He escuchado repetidamente y estoy convencido que dice: "La vida nueva es CONVERSO AL REVÉS"...

    ¿Estoy loco?

    De acuerdo a RAE, Converso: "2. adj. Dicho de una persona: Que ha cambiado de ideología o de corriente."

    ResponderEliminar

Los comentarios son en su totalidad moderados. No se admiten mensajes de odio, descalificaciones, insultos, ofensas, discriminación y acusaciones infundamentadas. El autor se reserva el derecho de no publicar comentarios polémicos de carácter anónimo, se ruega identificarse.