martes, 29 de octubre de 2013

Sol

Sol nació el 2 de julio de 1997, junto con 7 cachorritos más. Ese fue el día que, precisamente, me mudé a mi casa actual en el norte de la ciudad, enmarcada de verde y rodeada de árboles y huertos. Su madre era una hermosa perra boxer (Aimeé), propiedad de Ana, mi hermana. Ese día me enteré que Ana le había prometido a Matías, mi hijo menor, que le iba a regalar uno de los cachorritos. Luego entre él y Martín la eligieron, supongo que porque tenía una carita como de muñequito de peluche. Matías le puso Sol de tierno nombre, nombre muy adecuado por su carita luminosa, aunque sus primos la habían llamado inicialmente Sasha.
Matías y Sol, julio de 1997

Era de color marrón claro, no atigrado como es moda hoy en día. Tenía una mancha blanca en el pecho, en forma de estrella y los extremos de las patas también blancos, como si antes de nacer le hubieran puesto refinados guantecitos de bebé perro. 

Al principio, y dado que yo me iba a vivir solo (me había divorciado hacía varios años) y pasaba mucho tiempo fuera de mi casa, decidimos que a la cachorrita la iba a cuidar mi hermana los días de semana y que yo la llevaría los viernes cuando llevara a mi casa a mis hijos. Debemos haber sido todo un espectáculo porque yo los buscaba a ellos en la casa de su madre, en la Kawasaki 750, y luego los tres pasábamos por la casa de mi hermana, camino a la mía llevando a Sol en algún bolso. Llegábamos al barrio los cuatro en la moto los viernes por la tarde, felices del reencuentro familiar.




Un viernes como tantos otros llegué con los tres y abrí la puerta de casa, la dejé a ella en el patio delantero y les recomendé fuertemente a los chicos que cuidaran que no se escapara por entre los barrotes de la verja, demasiado distanciados para un cachorro de cuatro meses. 

Martín y Matías habían visto a un amiguito en la vereda de su casa a 50 metros y, supe después, se fueron hacia allí. Yo salí inmediatamente en la moto para el supermercado a comprar productos para la cena.

Cuando estaba llegando al comercio suena el teléfono celular y una voz desconocida me pregunta si soy el dueño de una perrita boxer. Asiento y, con voz compungida me pide que vuelva a mi casa porque la había atropellado un auto. Me había seguido corriendo luego de escapar pasando entre los barrotes de la verja y al arribar a la calle fue arrollada.

Antes de volver a mi casa la vi tendida en la vereda, a la vuelta, a centímetros de calle French, tenía sangre alrededor de los belfos. Estaba fría e inmóvil. pero vivía. Mis hijos lloraban ahí cerca y otros niños compungidos completaban la triste escena. Con la ayuda de mis niños la cargamos sobre un cartón, la llevamos hasta casa y la dejamos en el pórtico. Fui en la moto hasta la veterinaria más cercana y le pedí a la profesional que se llegara hasta casa porque no tenía cómo llevársela.

El diagnóstico fue: brazo izquierdo quebrado y un fuerte golpe en la cabeza, de allí la sangre, supongo. Le puso suero en una pata trasera y le entablillamos entre los dos la otra, quebrada. Poco a poco fue recobrándose, tanto que al sentir el aroma de unas hamburguesas que yo cocinaba para nuestra cena, lloraba desesperadamente. Pero para su desgracia la veterinaria había indicado que debía ayunar hasta el día siguiente.

El sábado la llevamos con Néstor, mi entonces cuñado, hasta la clínica de su veterinario habitual. Las radiografías indicaron doble fractura (cubito y radio): ¡de ambos miembros delanteros! Y algún golpe fuerte en el hombro derecho.

Ese lunes, este veterinario junto con su hermano, también profesional del rubro, la enyesaron y la llevamos hasta la casa de Ana, en vista de que por mis horarios yo no la podía cuidar lo suficiente. Fueron veinte días terribles, yo iba todos los días a casa de mi hermana para ayudarla, a ella, a mi cuñado y a mis sobrinos, a cuidar al cachorrito inválido. Solcito tenía apenas unos cuatro meses. Tres noches a la semana me quedaba a dormir en el living, cerca del baño donde estaba ella. Obviamente no se podía parar ni, mucho menos, desplazarse así que había que darla vuelta un par de veces por noche y limpiar cuando hacía pis y defecaba, además de ayudarle a comer y beber ... y hacerle compañía. 



Sol, noviembre de 1997
Nunca olvidaré el primero de diciembre de 1997: la llevamos al veterinario ¡y le sacaron el yeso!

Pero no fue fácil a partir de allí: por falta de fuerza y de confianza no quería caminar, así que nos pasábamos las horas, sobre todo con mi sobrino Javier, tratando de que caminara como se hace con un bebé. Uno sostiene a la criatura y el otro la llama desde una distancia de 3 o 4 metros. Así fue por varios días, hasta que, creo que el miércoles 3, a la tarde, finalmente se animó a caminar.

La circunstancia que hizo que fuera definitivamente para casa (seamos honestos: no soy bueno cuidando de nadie, ni siquiera de mí mismo, por eso era reticente a llevarla definitivamente sobre todo teniendo en cuenta lo que había pasado) fue un accidente, esta vez, mío. Caída de la moto (¡hay que sacarle la traba de volante antes de arrancar!, sobre todo si uno pretende acelerar a fondo una moto de 230 kg de peso y más potencia que muchos autos) y una consiguiente fractura de la clavícula derecha. Otra vez a la casa de Ana, esta vez por el ‘humano’, al menos mientras el yeso estuviera fresco. Mis sobrinos me cargaban porque tenían que ayudarme a comer, como pocos años antes yo lo hacía con ellos. 

Sol nunca recuperaría el largo normal de los brazos. Hubiera sido un animal estilizado y elegante. A su vez, la pierna izquierda (vaya a saber por qué) quedó mas flaca y débil que la derecha...


Sol, noviembre de 1997


Matías, Martín y Sol
Pero volviendo a la casa de mi hermana: se acercaban las vacaciones de ellos y debían viajar así que partí al cuarto día para mi casa con Sol y Greta (su madre) para cuidar de ambas al mismo tiempo que de mi fractura y yeso. Hay que agregar a eso a la Patti, una cruza de pequinés que se había hecho adoptar poco tiempo atrás. 

No fueron dos semanas tan difíciles. Lo único que recuerdo era la preparación de la comida de los animales, específicamente por la dificultad de revolver la gran olla de arroz o polenta con ese yeso en ocho en el torso y una clavícula quebrada. No sé si saben lo difícil que es hacer eso con una pieza enorme de yeso que te cruza la espalda, traccionar así la cuchara haciendo fuerza con los brazos hacia atrás es muy complicado.

Luego de que me sacara yo mismo el yeso, un par de semanas después, ya Sol se quedó viviendo en casa.

Le gustaba subirse a mi falda mientras yo veía la televisión, en los escasos momentos en que se le permitía estar dentro de la casa. Su lugar era el patio. Le apasionaba que yo la corriera por éste, o por el baldío que estaba cruzando la calle. Era una sorprendente vocación de presa la suya, no de cazadora como correspondería a su especie.

Hasta el año y medio fue extremadamente desobediente (¿inmadura?) y casi siempre me hacía perder 20 o 30 minutos cuando sacaba la moto o el auto (recién adquirido) para ir a trabajar. Debía andar corriéndo y llamándola por todo el barrio. Claro, para ella era un juego … y yo puteando a más no poder.

Luego estuve en pareja de nuevo y un día Abigail, de tres años e hija de mi pareja, dejó la puerta de la verja abierta (vivía entrando y saliendo). Sol salió a jugar con otros perros a calle French (nuevamente) y en su alocado juego de perseguida no vio a la camioneta ...

Nuevamente al veterinario. Esta vez no hubo fracturas pero sí un fuerte golpe en la cabeza que hizo que a partir de allí mirara siempre con la cabeza sesgada. Una noche y dos días internada en la clínica, con suero y medicamentos. Fue mucho mas leve que el anterior. Lo gracioso fue que el que la atropelló fue un amigo de mi veterinario al que le contó lo que había pasado. Creyó justificarse por no haber parado cuando atropelló a “una perrita boxer” en la calle French porque la dio por muerta (¿?). Dijo que estaba corriendo de un lado a otro de la calle tratando de que otro perro la persiguiera. Y sí, era su juego preferido.

Luego vino la sarna, que se quedó con nosotros varios años: frecuentes consultas al veterinario, muchas inyecciones e innumerables baños medicamentosos. No la erradicamos del todo pero sí a las llagas que llegó a causar. Quedó como una leve pérdida de pelo que sólo yo advertía, creo.

Era por demás de buena y paciente con los humanos. Esa era la principal razón por la cual la acepté: sabía de demasiados accidentes, incluso mortales, con perros bravos y no quería que mis hijos fueran una nueva víctima. Pero era terrible con otros perros y siempre estaba dispuesta para pelear con los que amenazaran su territorio, no importa su número. Claro, esta raza fue creada para pelear y entretener de esta manera a los seres humanos (¿humanos?), aunque luego fue dejada de lado para este propósito, afortunadamente, y su belicosidad atenuada.

No crean que todo fueron pálidas en sus casi siete años de vida, tuvimos momentos felices, paseos, juegos, juguetes de perro, huesos y ternura. Sol jugaba mucho con mis hijos y fue su mascota adorada y buena amiga. Participaba entusiasta de todos nuestros paseos por las huertas del barrio, en esas siestas luminosas con Julieta, Martín, Matías, Mamá Coca y yo que luego mi madre recordaría hasta el último de sus días, literalmente.

Sol tuvo cachorros una primera vez, preñada por algún perro callejero, cuando era muy joven, menos de dos años. Los hijos eran del color marrón de su madre, o negros. Cuatro de cada clase y todos con manchas blancas en el pecho. Uno de color negrito, el más chiquito de todos, murió al mes de vida y al resto lo regalamos a la gente del barrio o parientes. Casi ninguno sobrevivió mucho tiempo.

Luego la hicimos servir con un boxer de color marrón con un tinte rojizo, de largas patas, un elegante ejemplar: “Toro azul” se llamaba. Nacieron siete cachorritos hermosos, pero uno de ellos era mas pequeño y débil que el resto. Siempre estaba hipotérmico y no llegó a cumplir dos semanas. Según lo pactado entregamos a uno de ellos a los dueños del macho y a los otros cinco los vendimos. Hasta varios años después solía ver a uno de ellos, soberbio animal. Insólitamente parecía reconocerme cuando pasaba por la puerta de su casa en la calle Güemes. Casi igual a su madre, se acercaba para que lo acaricie a través de las rejas de la puerta.


Cierto día empezamos a notar que la saliva de Sol se había transformado en una baba espesa, por momentos verdosa, en otros sanguinolenta. El veterinario sospechó una infección bacteriana que luego un diagnóstico de cultivo adjudicaría a Enterococcus faecalis. Intentamos diversos tratamientos antibióticos: amoxicilina, ampicilina, cotrimoxazol, etc. Siempre daban resultado al inicio pero luego recidivaba y el germen se terminaba haciendo resistente.

En una de las treguas de la infección bucal intentamos hacerla preñar nuevamente, esta vez de “Tango” el boxer de un vecino. Era un boxer corpulento y bajo. La gestación transcurrió bien pero sobre el final del mismo la saliva de Sol se volvió sanguinolenta y apareció un bulto en un costado de la boca. 


Una mañana no se pudo levantar y sospechamos una fiebre muy alta. De nuevo a consulta: eran las putas moscas que le habían inoculado sus huevos. Las larvas, adultas, casi estaban saliendo. El profesional las roció con algún producto insecticida mientras yo inmovilizaba a la perra. Le inyectó otro fármaco y con una pinza se puso a extraer los gusanos asquerosos de su boca. Luego de más de una hora pude llevarla a casa.

Pero no mejoró mucho y a los dos días volví a llevarla. No habíamos sacado todas las larvas de entre sus belfos. Nuevamente inyección, rociado y pinzas. Entre ambos días calculo que le sacamos mas de doscientas larvas. Pero ahora sí funcionó el tratamiento y no tuve que llevarla de nuevo.

Aproximadamente a la semana, o diez días, dio a luz, pero los cachorritos habían muerto no sé si por la infección en sí, por la fiebre o por el insecticida (me inclino por esto último). Alcancé a ver uno, flácido y frío. Ella lo lamía y me miraba como pidiendo no sé si perdón o una explicación. Yo no podía dársela. ¿Cómo explicarle que a veces el destino juega con el más terrible sadismo incluso con los más inocentes?

Los cachorritos desaparecieron, fue como si nunca hubieran existido. El veterinario me había dicho luego de palpar su vientre unas tres semanas antes del parto, que eran por lo menos cinco. Pero yo vi uno sólo. Al parecer las perras, como las hembras de muchas otras especies, consumen la carne de los hijos mortinatos para optimizar la energía y recuperar nutrientes. Así mejoran las posibilidades del resto de la camada, más afortunados. No era éste el caso, no hubo afortunados, pero instintos son instintos.

Seguimos con el ciclo de antibióticos, “cura”, recidiva y baba anormal, sin poder encontrar un remedio definitivo. Hasta consulté con un especialista en farmacología veterinaria (era mis días como Director de Farmacia y Bioquímica) que indicó cotrimoxazol y, si no daba efecto, claritromicina. Tras varios tratamientos completos con uno, y luego con el otro, el resultado era siempre negativo.

Una tarde de verano a comienzos de 2004 alguien de la familia dejó la puerta abierta justo cuando acertaban a pasar los miembros de una familia de la esquina paseando a sus dos perros siberianos. El odio que se tenían la Sol y éstos era proverbial. Se pelearon encarnizadamente y, enferma y en desventaja numérica, mi perra salió perdiendo.

Párrafo aparte para estos vecinos, son muy caritativos con los animales: tienen cuatro perros. Dos de ellos viven en el exterior de la casa y causan innumerables problemas a todo el barrio. Qué compasivos, ¿verdad?. Con sus perros, digo, pero parece que la incomodidad, e incluso el peligro, de sus vecinos no les merece la misma atención. Es una conducta que no me extraña para nada de los amantes de los animales.

Yo no lo advertí pero sus heridas fueron muchas y graves. Unos días después vimos un agujero y signos inequívocos de haber sido, nuevamente, utilizada por las moscas para propósitos de crianza. Por lo demás su baba se puso nuevamente sanguinolenta, casi pura sangre y su estado de enfermedad y deterioro era extremo. Sabiendo ya que era algo gravísimo y sin esperanzas fui al veterinario (de los dos hermanos veterinarios el que menos la había atendido) a pedir algún producto para sacrificarla. Cuando le conté de la infección bucal (por esta causa siempre la había tratado el otro) me dijo algo que me convenció de que lo mejor sería sacrificarla: el origen de la resistencia increíble de la infección debía ser un cáncer.

Comprensivo, me dio dos jeringas, una con un líquido color ámbar y otra con un líquido incoloro. Debía administrarle primero el sedante (ámbar) y luego de que se echara y quedara anestesiada, el segundo producto. Ambos por vía intramuscular.

Cuando volví a casa eran las 9 y media de la mañana. Las nenas: Julieta (mi hija menor, de tres años y medio) y Abigail (de ocho años), estaban durmiendo. Por esto decidimos con Vanina que debía hacerlo en ese mismo momento, para que a las niñas no les quedaran esas imágenes horribles en la memoria. Le inyecté primero el sedante en el muslo izquierdo (en el derecho tenía una evidente infestación con larvas) y me miró como con alegría, tal vez pensara que como tantas otras veces yo, su 'padre', iba a curarla. Luego fue a acostarse en el patio al lado de la puerta de mi pieza. A partir de allí me empezó a mirar como con tristeza y estupor (¿sabría?). No podré olvidar su mirada: parecía querer decirme ¡Traidor!, ¿qué me estás por hacer?

Yo lloraba por momentos, amargamente, y Vanina no entendía por que la sacrificaba yo mismo si me dolía tanto. ¿Pero, quién más iba a hacerlo? Yo era responsable por ella, yo era el que tenía que pasar el mal trago. ¿Quién sino yo iba a hacerlo con más respeto y cariño? ¿Quién debía acompañarla en el final si no era yo? ¿Acaso otro sin mi amor por ella debía auscultar sus últimos signos de vida?

Finalmente, apoyó su cabeza en el piso y su mirada se extravió y enturbió. Entonces entendí que había llegado el peor momento. Así y todo no dudé y le apliqué el producto mortal en el fuerte músculo de la paleta derecha. Tras pocos minutos dejé de ver la elevación rítmica de su pecho, pero al palpar en la articulación del brazo noté todavía un fuerte latido. Este signo fue menguando, poco a poco, en lo que pareció una eternidad. Murió allí, como ya está dicho, frente a la puerta de mi dormitorio, inútil santuario.


Vanina empezó un pozo mientras yo envolvía el cadáver de mi amada perrita en una tela basta. Al final me pareció que el rigor mortis se estaba empezando a hacer notar, a pesar del corto tiempo transcurrido. Terminé yo el pozo, redondeado, y la deposité allí en forma enroscada, lo más parecido posible a la posición que usan los perros para dormir. Cubrimos el pozo con tierra y luego coloqué una chapa de zinc por encima, asegurada por seis ladrillos. 

Las nenas todavía no se habían despertado, por suerte. Le pedí a Vanina que nunca les cuente lo que yo había hecho.

Fue el martes 13 de abril de 2004 a eso de las 10.30. No fui a trabajar y esa misma mañana terminé de escribir estas líneas.

Sol está enterrada cerca de la esquina noroeste de mi patio, al lado de la tapia y apenas en donde termina el portón de la cochera, como si estuviera pronta a irse a correr alocadamente por el baldío de enfrente, perseguida por mí o por los chicos. Ese era su juego preferido, el que más amaba.





Esteban Cámara

Santa Fe, abril de 2004

Antielegía de la amistad

"Los amigos son esos tipos con los que uno está cuando está aburrido. Aquellos con los que uno va a una pizzería", o algo así decía Alejandro Dolina.

Es una definición muy vaga o inexistente ésta de "amigos". Yo la suelo especificar como "aquellos que se ven sin obligación de hacerlo". Creo que es muy exacta. Pero en estos posmodernos tiempos parece ser más bien: "aquellos que se emborrachan juntos". Bien, por algo nadie jamás define la amistad, porque es tantas cosas que no es nada.

Nunca se me dio bien esto de la amistad a mí. Alardeo de (creo, declamo, postulo) ser un tipo intenso o muy intenso y el tipo de relación descomprometida y light que es la amistad, la verdad, no me va.

Nunca tuve buenos amigos. Los que se han definido como "grandes amigos" míos suelen fallar como relojitos suizos cuando yo preciso que me ayuden a mudar una mesita de luz o cuando en medio de un desastre emocional les pido que se vengan una tarde por mi casa a tomar unos mates para no sentirme solo.

Precisamente, cuando uno tiene que pasar la noche internado y con ayuda, el que pasa el mal momento con uno siempre es la pareja. O el padre, madre, hijo, sobrino o tío. Nunca es aquel por el que uno los ha dejado más de una vez a ellos...

Es lógico en esta posmodernidad que la amistad, esa relación tan descomprometida y líquida, sea tan sobrevalorada. 

-"Me voy a la despedida de Fulanita", se escucha decir. -"¿Y quién es?", -"Creo que es la prima o la cuñada de Menganita... No puedo faltar". En fin.

En estos días también se les llama amigos a esos contactos del facebook a quien uno no conoce personalmente y que jamás lo va a hacer.

Las mujeres suelen decirte que te quieren como amigo ... cuando no te quieren como pareja (sobra el 'como pareja', ¿no?). He intentado sinceramente (intensamente, para variar) ser amigo en aquella difícil situación, pero he comprobado que es mentira, gente. Lamento decirles, pero es menester que les avise. Es simplemente para decirte que no te quieren como pareja (nuevamente redundo). Lo lamento, pero creo que todos lo sabemos.

"Le cambio a todos mis amigos por media novia", decía también el genial y grandemente admirado negro Dolina. ¡Cuánta verdad!

El amigo es el tipo con el que te dejás de ver de un día para el otro, sin motivo ni aviso y al encontrártelo diez años más tarde te dice cosas como:

-"Estás más gordo, o más flaco. o más canoso, o más pelado, o más viejo"...
-"Me hice una pileta en casa". Vale tambien "Me compré una quinta" o "Tengo auto nuevo"...

Y a estas cosas yo, particularmente, me las paso por el culo, si me disculpan.

Que tengan un gran día, gente.






Esteban Cámara

lunes, 28 de octubre de 2013

Un resultado ... lógico

Hace un par de meses me preguntaba ... ¿el aliarte con un traidor, en qué te convierte? Y bien, lamentablemente, creo que hay sólo dos opciones: 

La más obvia es que uno es un boludo, por aquello del escorpión aislado por la creciente y la ingenua rana samaritana que lo saca del problema permitiéndole que cruce el río. Termina el escorpión picando a la rana ('es mi naturaleza') y ambos mueren, la una por el veneno y el otro, ahogado.

La otra posibilidad es que uno sea, a su vez, un traidor.

Todo esto viene a cuento de las elecciones legislativas 2013 en mi provincia.


Bien, a grandes rasgos el resultado me parece ... desastroso. Un tercer lugar, luego de un inoperante y de un payaso, la verdad es hasta ultrajante.

Ahora, no puedo decir que me sorprenda, un poco porque reitera la performance de las internas abiertas de hace dos meses. Y otro poco porque difícilmente apasione al votante llevar un cabeza de lista conocido por sus traiciones varias, en el plano provincial. Y en el plano local, llevar un pibe que no tiene propuestas, ni trayectoria, ni discurso, ni ideas ni nada, salvo una abultada chequera y una más que dudosa e inestable 'adhesión' (¿?) al Frente Para la Victoria.

En lo que hace a la estructura política provincial (y toco de oído, sólo me baso en lo que leo en la prensa y en las escasísimas actividades y escandaletes que salen a la luz) el Partido Justicialista santafesino parece ser una variante tímida y burguesa de la democracia progresista, partido caracterizado en su centenaria existencia por la falta de ideas y dinamismo, por su timidez, reaccionarismo y por representar a la burguesía más institucionalista y honestista (aunque en esto último no se parece). Al lado nuestro, el radicalismo queda como el Movimiento 26 de Julio de Fidel y el Che en la Sierra Maestra. Poco hay en el PJ santafesino que escape a esta definición, salvedad hecha por algunos dirigentes sindicales añorantes del lorenzomiguelismo. Poco se sabe del partido justicialista de la provincia fuera de las peleas por el lugar en la marquesina.

Pero claro, qué se puede esperar de dirigentes que se aliaron con la sociedad rural en un momento muy crítico de enfrentamiento a un gobierno popular y/o que mandaron a su gente a votar contra el candidato propio por un problema de personalismo. E incluyo en esto a una importante primera figura del kirchnerismo nacional, tal vez la más prominente y bocona. Y a su soldado - mason operador santafesino... Aquella elección de 2011 (<> 26% de votos) fue el germen de esta derrota, más desastrosa aún y proyectó a un payaso y a la caterva de dirigentes traidores que lo acompañan en su intento de vuelta al neoliberalismo.

En cuanto al kirchnerismo local, valgan un par de anécdotas:

* Para el 27 de octubre de 2012, segundo aniversario de la muerte de Néstor Kirchner, no se organizó ninguna conmemoración (tampoco el año anterior, ni éste). Yo fui sólo con mis nenas esa tarde hasta la plaza de mayo de Santa Fe...

* "Unidos y organizados" no funciona en Santa Fe. No estamos unidos, menos organizados. En realidad debiéramos definirnos más bien bajo el paraguas de "Verticalismo interno, personalismo y aparatismo al pedo".

* Para las internas nos propusimos con mi hijo mayor como fiscales de la lista kirchnerista y me dieron el teléfono de una militante para contactarnos y darnos instrucciones y poderes habilitantes. La llamé, quedamos en encontrarnos cerca de las seis de la tarde en la escuela cercana a casa en donde íbamos a fiscalizar el escrutinio de alguna mesa (no la elección en sí). Llegamos 5.50, la chica no estaba pero por teléfono me derivó a un pelotudito que no sabía ni tenía ganas de nada. El vago, extermadamente ineficaz, no encontró ni los poderes para que podamos actuar, ni al pibe que, según él, los tenía en su poder. Esperamos al pedo hasta las 6.45, charlando en el patio de la escuela con mi hijo y después nos fuimos.

Como ya lo he expresado hace unos meses, las organizaciones kirchneristas santafesinas (¡por no hablar de lo que no conozco!) no pueden zafar del verticalismo interno, el personalismo de dirigentes de dudosa proyección y el aparatismo de celular. Su funcionamiento interno no puede estar más apartado del de organizaciones revolucionarias (e incluso del de las reformistas) y la falta de democracia y de debate interno las está carcomiendo.

Se podrá decir que el resultado de ayer del FPV en Santa Fe superó ampliamente al de 2009 (<> 10%), la que fue una votación similar en cuanto al carácter meramente institucional parlamentario, pero mucho más desfavorecida en lo que hace al alineamiento político-mediático y a las alianzas. A mi no me conforma esto.

En definitiva, salir terceros, con nuestra rica historia en una provincia considerada históricamente como peronista y, con un magro 22% de votos, es el resultado lógico de todo esto. Es triste, pero es tan ... justo.





Esteban Cámara
Santa Fe, 28 de octubre de 2011




Esteban Cámara

sábado, 26 de octubre de 2013

Inseguridad y DDHH

Una reflexión sobre seguridad a partir del artículo de Página 12 (enlace y transcripción al final) que relata el juicio a efectivos policiales por haber asesinado a golpes en un contexto de tortura a una joven.

Particularmente me interesa llamar la atención sobre la particular aberración ideológica de quienes quieren plantear a la defensa de los Derechos Humanos como el origen de la presunta "inseguridad" de nuestros días. Algo he escrito no hace mucho sobre el tema, sobre lo inútil que es pretender que permitiendo que, por ejemplo, se torture a las detenidos esto vaya a mejorar la seguridad. Si me leen habitualmente tal vez les canse, pero voy a insistir hasta que sienta que se comprende un poco mejor esto.

Precisamente, la continuidad de estas prácticas aberrantes es, a mi juicio, la causa de la inseguridad, porque reforzaron el autogobierno policial y la idea de que las fuerzas de seguridad como corporaciones cerradas y autosuficientes, hasta con sus propias "cajas" recaudatorias.

Recién a partir de 2003 en la argentina, las fuerzas policiales empezaron a desprenderse de aquella cultura del apriete. Y falta cubrir distancias astronómicas en ese sentido. Fue la propia permanencia de los sujetos de la represión ilegal y de sus ideas y prácticas, la que posibilitó la inseguridad de hoy. Porque en el apoyo a los narcos está la propia policía. Porque la cobertura y protección a los tratantes de personas surge del propio personal policial. Y porque, para más abundar, los propios efectivos capturan ladronzuelos, los arman y los mandan a delinquir por cuenta de los uniformados, con zonas liberadas e información. Porque en toda banda extorsiva, piratas del asfalto, robabancos o lo que fuere, siempre hay un policía o varios. O ex policías.

Fue la demora en depurar, en limpiar, en expurgar a los malsanos, por no aplicar en esas instituciones el respeto a los derechos humanos, la que explica la mayor parte de la inseguridad actual. No fue la prohibición de la cárcel sin pena o las torturas o la no defensa adecuada en juicio, entre otras instituciones del respeto a los derechos de los humanos, la que causó esta situación. Todo lo contrario.


Me parece infantil pretender que porque los sospechosos sean torturados vaya a bajar un ápice el delito.

A prisión, once años después

El ex cabo Marcelo Aquino fue encontrado culpable de las torturas que derivaron en la muerte de Andrea Viera en una seccional de Florencio Varela. Nunca había estado preso hasta ahora por ese hecho. Ayer quedó detenido y la semana próxima le fijarán la pena.
Un ex policía bonaerense fue declarado culpable, en un juicio oral llevado a cabo en Quilmes, de haber participado en 2002 del asesinato a golpes, tras torturas, de Andrea Viera, en una comisaría de la localidad bonaerense de Florencio Varela. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC)
Nº 5 halló responsable al ex cabo Marcelo Aquino (44) del delito de “tormentos seguidos de muerte”, y ordenó su inmediata detención, ya que había llegado al debate en libertad y nunca había estado detenido en el marco de este caso. De todas formas, los jueces darán a conocer el monto de la pena para Aquino recién el miércoles de la semana próxima.
En el mismo fallo, los jueces Gustavo Farina, Juan Martín Mata y Mónica Rodríguez de Piume absolvieron a otro ex suboficial, Pedro Mensi (51), quien había llegado a juicio por el delito de “omisión de denuncia por tormentos”. Por este mismo delito iba a ser juzgada la ex agente Romina Nieto (34), pero ésta no se presentó al debate, por lo que el tribunal ordenó su captura.
Por el crimen de Viera (25) se realizó un primer juicio oral en 2006, en el que fue condenada a prisión perpetua la cabo primero Marta Jorgelina Oviedo, pero por cuestiones de salud el TOC Nº 3 de Quilmes le dio una prisión domiciliaria, con la cual continúa. Mientras que fueron absueltos por el beneficio de la duda otros cuatro policías, David Gutiérrez, Carlos Maidana, Oscar Luciano Farías y Diego Herrera, aunque el Tribunal de Casación bonaerense revocó luego la absolución de los tres primeros.
Lorenzo, uno de los hermanos de Viera, elogió la condena para Aquino, a quien consideró “el mayor responsable de que Andrea no esté entre nosotros”, y dijo que los policías “quisieron esconder muchas cosas y no pudieron. Por eso fue condenado”.
Eugenia, otra de las hermanas de la víctima, coincidió con su hermano con la condena de Aquino, pero se quejó de la absolución del ex suboficial Mensi, de quien dijo que “también era culpable”. “El también es uno de los culpables de que hoy Andrea no esté y que haya sido la primera mujer muerta por torturas en democracia”, dijo Eugenia, quien agregó que “seguramente en algún momento, de lo único que no se salvan los mal nacidos es de la justicia divina”.
El hecho ventilado en este debate ocurrió el 10 de mayo de 2002, cuando Viera y su pareja, Gustavo Cardozo (34), salieron de su casa en Florencio Varela para visitar a un familiar, y en el camino se bajaron del colectivo 324 porque ella estaba descompuesta. La pareja se sentó en el umbral de una casa y de repente un grupo de policías la detuvo tras acusarla de haber disparado contra un efectivo poco antes, en un tiroteo en el que murió un joven.
Viera fue llevada a una dependencia de la seccional donde, según se acreditó en el primer juicio, la cabo Oviedo, condenada a perpetua y con arresto domiciliario, y otros policías querían que confesara su participación en el tiroteo en el que había resultado herido el policía. Entonces le gritaron “rata”, le tiraron del pelo y la golpearon arriba de un escritorio hasta dejarla desmayada.
Ante esa situación, los policías llamaron a una ambulancia, que trasladó a la joven al Hospital Mi Pueblo, donde murió doce días más tarde.
En tanto, Cardozo también fue golpeado mientras estaba preso en un sector de contraventores de la comisaría. Fue liberado al día siguiente y se convirtió en el testigo clave para esclarecer los hechos.
Fin de la nota


Esteban Cámara
Santa Fe, 26 de septiembre de 2013

viernes, 25 de octubre de 2013

Municipalidad ausente

Ayer pasaba en bicicleta por la costanera y veía cómo los automovilistas y motociclistas invadían a su entero gusto la ciclovía inaugurada a fines del año pasado. Sospecho que la municipalidad tenía un par de carteles sin uso y pintura vial remanente: Jamás hicieron lo mínimo para hacer cumplir la norma. Lo que hacen con este tipo de actitudes es castigar al que cumple ... y desalentarlo, porque se siente un boludo. Pero, en fin, ésta es una de las tantas pantomimas a los que nos tienen acostumbrados estos gobiernos 'de marketing'.

Igualmente me pregunto para qué pintan los pasos peatonales si no los van a hacer respetar y muchos automovilistas, incluso, aceleran cuando un peatón intenta cruzar. Si llega a haber un inspector municipal mirando, sabemos que se va a 'hacer el oso'. Ya el sólo hecho de encontrar un inspector de tránsito que no esté al servicio del negocio de los estacionamientos del centro de la ciudad es un milagro.

Las velocidades de los vehículos que circulan, aún los que lo hacen internamente a los barrios, son peligrosísimas e ilegales. Pero, en todo caso, la municipalidad controla la velocidad sólo en las grandes avenidas... Paradójico, ¿no?

Otro: Cuando uno circula por avenidas como Urquiza o Rivadavia en cada cuadra hay uno o más vehículos estacionados del lado izquierdo, obstruyendo el tránsito. ¿Nunca los ven? Esto es todos los santos días del año, laborables, feriados, sábados y domingos.

La ciudad es particularmente impiadosa con los peatones y ciclistas. Cuando uno camina por la ciudad los vehículos no lo respetan, parece que todo estuviera pensado para excluir al ser humano y para servir a su majestad, el vehículo motorizado. Los perros callejeros atacan a ciclistas y peatones. Evidentemente el intendente y sus funcioñoquis se deben trasladar en auto, porque a éstas cosas no las ven. Debiera establecerse como obligación del cargo que al menos una vez al mes, cada funcionario municipal se dé una vuelta en bicicleta, o caminando, por algún barrio alejado. 

Las políticas de control de tránsito están profundamente equivocadas, al orientarse a lo recaudatorio y no a la prevención. Por eso tenemos uno de los índices más altos de siniestralidad vial del mundo.

¿Qué hace la municipalidad?: Pone normas que no hace cumplir, como la de la ciclovía o la de los pasos peatonales. De vez en cuando, paroxísticamente, establece controles estacionarios que fundamentalmente controlan los cascos de los motociclistas o los papeles de los remises y demás vehículos. Tal vez algún día se den cuenta de que la cosa no pasa por ahí. Esa priorización no sirve, ninguna priorización sirve en lo que hace al cuidado de la vida. Hay que exigir el cumplimiento de toda la norma y si no, no la establezcas. Hay que hacer circular a los inspectores, para eso tienen motos, ¿no? (no es como dice un conocido de que las motos están para que no se les enfríen las pizzas, ¿verdad?). Que vayan por la ciudad llamando la atención de los conductores cuando cambian de carril en bocacalle, encierran a otros vehículos, circulan a exceso de velocidad o cometen imprudencias varias, zigzaguean, doblan sin poner el guiño, etc. Con instalar una camarita a bordo de los vehículos de control sería muy sencillo probar las infracciones y multar, citar a los culpables, retirarles la licencia o lo que sea menester.

A eso súmenle los controles estacionarios, para los papeles y otras cuestiones administrativas.

Básicamente, lo que deben hacer es esto:

1- Establecer sólo las normas indispensables. Y hacerlas cumplir.
2- Controles de tránsito móviles y permanentes, más controles estacionarios.

Con ésto estoy seguro que bajaremos la cifra escandalosa de siniestralidad vial que tenemos.


PD: Yo sé que marketing significa en realidad otra cosa (estudio de mercado y definición de estrategias), pero uso aquí la palabra en el sentido erróneo en el que se la usa popularmente. 




Esteban Cámara
Santa Fe, 30/08/13

jueves, 24 de octubre de 2013

De democracias y dictaduras

A esta historia me la contó su protagonista, en Santa Clara, Cuba, en mayo de 2013.


Corría el año 2007 en La Habana, Cuba. Paul, un becario hondureño recién llegado para cursar medicina en Cuba es reprobado en un examen. Discrepa con el profesor, discuten, le lleva un libro que parece darle la razón. Suponemos que la discusión fue enconada y el profesor le termina asegurando al alumno que nunca va a aprobar la materia con él.



A pocos meses de empezar a cumplir su sueño, Paul, proveniente de una familia de ingresos medios de una populosa barriada de Tegucigalpa, ve como el cuento parece terminal mal. Ya se ve haciendo las valijas y volviendo con la cabeza gacha a un futuro gris de empleado.



No obstante, decide jugársela. En una decisión sorpresiva, casi absurda, se va para el Ministerio de Salud de Cuba. Llega hasta la secretaria del Ministro, nada menos, le explica quién es y le pide verlo. Yo, a esta altura del relato de Paul flasheé automáticamente que en mi país (una 'democracia' capitalista) la secretaria del importante funcionario le diría al joven algo así como que vaya a ver a algún funcionario de rango menor, cuya secretaria a su vez le diría: "Te tomo la inquietud. No te molestes en llamar, cualquier cosa nosotros te avisamos." 



En la "dictadura castrista" la cosa fue un poco diferente. La secretaria llamó al Ministro y luego de una breve consulta le dijo al joven: "Espere, ya lo atiende". Acá nuevamente me imaginé cómo hubiera sido la cosa en nuestro país: Luego de varias postergaciones e idas en falso, la secretaria lo haría esperar dos o tres horas al importuno joven... para terminar recibiendo una respuesta "ni" o, directamente, negativa.



En mi provincia (Santa Fe, Argentina), cualquier Director Provincial se cree un dios del olimpo, merecedor la pérdida de horas y horas de su vida por parte de los simples mortales-ciudadanos. Yo he llegado a esperar, siendo colaborador de una Directora Provincial, hasta un acumulado de 15 horas de espera para una reunión de trabajo.



Luego de apenas veinte minutos (yo espero más tiempo los colectivos de mi democrática y capitalista ciudad) pasa al despacho. El joven Ministro escucha al estudiante (casi ex estudiante) y le dice que no puede hacer nada con el profesor (se ve que también en la "dictadura castrista" hay libertad de cátedra como en las "democracias"), pero le propone algo a cambio: En Santa Clara, a 240 km de La Habana, se acaba de crear en la Universidad de Ciencias Médicas la carrera de Ingeniería en Electromedicina y hay cupo. Le ofrece un lugar allí.



El lunes de la siguiente semana, Paul ya está estudiando su nueva carrera.



El 9 de julio de 2013, poco más de dos meses después de contarme esto y seis años después de aquella entrevista con el Ministro, Paul se recibió de Ingeniero con altas calificaciones. 



Las becas cubanas cubren educación, alimento, vivienda, ropa de trabajo, materiales de estudio (incluyendo TODA la bibliografía necesaria). En Cuba estudian gratuitamente MILES de jóvenes latinoamericanos, norteamericanos, asiáticos y africanos de bajos recursos. Cientos de estudiantes de sectores humildes de Sudáfrica están becados allí por su propio gobierno y cerca de mil paquistaníes se solventan sus estudios porque en su país les sería imposible.



No hay analfabetismo en Cuba y todos los cubanos tienen garantizado el lugar y beca para la educación superior. La cantidad de cubanos con estudios superiores terminados es la mayor del mundo. No hay desnutrición en la isla y cualquier ciudadano tiene cobertura de salud de muy buen nivel. No hay niños revolviendo de la basura para comer, ni descalzos, ni mal vestidos, ni usados para pornografía o trabajo infantil o para mendigar, no hay niños de la calle, no hay niños negligenciados: El cuidado infantil es impecable. La seguridad es altísima, mejor que en la mayoría de los países desarrollados. 

Cuba es el único país del mundo que cumple con el criterio de la WWF de alto desarrollo humano (IDH) y desarrollo ecológicamente sustentable. El gobierno cubano, como lo muestra esta anécdota, está muy cerca de las necesidades de la gente. Y encima está el trabajo de los CDR (Comités de Defensa de la Revolución), en cada calle, en cada barrio, en cada cuadra, que extiende la mano de la revolución a cada ciudadano. No existe tal cercanía entre gobierno y pueblo en ningún país capitalista. ¡EN NINGUNO!



Y todos estos logros en medio de un bloqueo y agresiones permanentes de un vecino que es la mayor potencia comercial y militar del mundo y el principal exportador de muerte y terrorismo.



Yo he leído las críticas de los opositores al régimen y, francamente, a mí que sufrí la dictadura militar argentina me resultan risibles. Un opositor gemía porque lo miraron mal cuando en su barrio apareció un graffitti contra los Castro. Otro lloriqueaba porque suspendieron un partido de beisbol en Baracoa cuando encontraron panfletos 'comemielda' debajo de la segunda base. Y así por el estilo.



Ésta es la "dictadura" castrista. La mayoría de los latinoamericanos se compadecen de los "pobrecitos cubanos"... debiera ser al revés. Claro, en Cuba no hay libertad de prensa ni pluripartidismo. A mí, personalmente, me chuparían un huevo, ambas, al lado de la tranquilidad de saber que en mi país, en todo momento, no hay un sólo niño revolviendo de la basura para comer o yéndose a la cama con hambre. Yo, hijo de una maestra divorciada, sufrí esto último en la Argentina de la década del '70 y no se lo recomiendo a nadie.






Esteban Cámara
Santa Fe, Argentina, 24 de octubre de 2013

sábado, 19 de octubre de 2013

Piernas

A mí me gusta mucho caminar. Y camino mucho. Esta semana, sin ir más lejos, he caminado unos 40 kilómetros, más otros 5 que los hice al trote. Ah, y más de 30 en bicicleta.

Cuando estuve en Cuba calculo que habré caminado un promedio de 10 kilómetros por día. Siempre en los viajes camino mucho, es la mejor manera de conocer. Mis piernas han caminado casi todo París, Madrid, Barcelona, Toledo, Tarragona, San Isidro de Tenerife, La Habana, Santa Clara, Bayamo, Holguín, Baracoa, Valparaíso, Viña del Mar, Florianópolis, Torres y muchas ciudades de mi Argentina. Les gusta sobre todo caminar por las playas, dejando huellas de pies como pensamos, ellas y yo, que caminaban los primeros hombres buscando el sabor y la proteína de los moluscos. 

Ellas nunca, prácticamente, me fallaron. Sin prometer nada, me llevaron a todas partes como amigas fieles. Les debo mucho, por eso les voy a pedir algo, más adelante.

A mí no me dan miedo los paros del transporte, tengo bicicleta, además. Bueno, claro, y la moto, pero hablo de lo que hace trabajar mis piernas. Siempre supe que ellas me van a llevar a cualquier lado, con tiempo y paciencia que yo les ponga. Me llevaron incluso, ya con 52 años, en bicicleta, 18 kilómetros de camino de montaña y muy destruído desde Baracoa a Maguana. Ida y vuelta, bajo el ardiente sol del mediodía cubano. En algunas cuestas tuve que bajarme y terminarlas caminando pero, lógico, estaba desacostumbrado luego de 3 años de no pedalear a causa del robo de mis rodados en 2010.

A mis piernas les gusta el trabajo, cuando pasan los días y no salgo a caminar se ponen inquietas, siento como un hormigueo suave, entre nerviosismo y amagos musculares de insubordinarse y salir a la disparada, desbocados. Tal vez haya algún espíritu de perro o caballo que se les haya metido en el otro mundo que no hay antes de éste.

Paradójicamente, cuando nado, mis piernas trabajan menos que los brazos, salvo que me concentre. Se ve que ahí en el agua se hacen las vagas. Capaz que piensan que sólo es para ellas la actividad en donde se apoyan sobre algo sólido. Pero si pongo atención y las guío con la mente, patalean como las mejores, haciendo espuma y ayudando a los brazos a impulsar más lejos, más rápido, mi cuerpo.

Mis piernas son cortas y muy musculosas, fuertes. Pateaban bastante fuerte a la pelota de fútbol y la izquierda era apenas un poco, muy poco, menos hábil. Yo era bastante rápido gracias a ellas y eso rendía en fútbol y sóftbol.

Hoy que se acerca la hora tengo miedo de fallarles. Sé que no falta tanto para ese día en el que me echen en un hoyo, dentro de una jaula de madera. ¿Qué será de mis piernas entonces? Sospecho que no van a morir con el resto. Tal vez se encabriten al pasar tantos días acostadas en ese estrecho espacio y ver que  no tienen el desahogo de trajinar veredas y potreros.

Por eso, una sola cosa les pido: Si escuchan un murmullo como de pasos apagados o pataditas contra la tapa del ataúd, seguro son ellas. Les pido un gran favor: Abran la caja y sáquenlas, serrúchenlas del resto muerto y déjenlas libres apoyadas sobre el piso. Pónganles algunas de las muchas zapatillas que he tenido, en lo posible las de horma ancha y tela con agujeritos para que respiren los pies. A mis piernas, ésas las ponían contentas como potrillitos al sacarlos al campo abierto. 

Mis piernas no los molestarán, se los juro. Se irán caminando como siempre, a paso firme y sin pausa para cualquier lado, hasta perderse en el horizonte. Sé que no es mucho lo que les pido. Se los ruego.




Esteban Cámara
Santa Fe, 19 de octubre de 2013

viernes, 18 de octubre de 2013

Seguridad

La seguridad es el concepto social supremo de la sociedad burguesa, el concepto de policía de acuerdo con el cual toda la sociedad existe para garantizar a cada uno de sus miembros la conservación de su persona, de sus derechos y de su propiedad … El concepto de la seguridad no hace que la sociedad supere su egoísmo. La seguridad es, por el contrario, la garantía de ese egoísmo.” Karl Marx, La cuestión judía.

En los 90, en Argentina, nadie hablaba de inseguridad pero si miramos indicadores objetivos, asesinatos y robos por cien mil habitantes, por año, vemos que esos hechos eran mayores que ahora. Y sin embargo, es hoy en donde la gran mayoría de los ciudadanos vive despotricando contra "la inseguridad", colándose en el furgón de cola de los intereses extranjeros y de los medios del poder corporativo. Asesinatos y robos violentos son hechos repetidos una y mil veces por las pantallas, radios y medios gráficos con un morbo y una profusión de detalles sin precedentes. Eso repercute en las peluquerías, verdulerías, colectivos, taxis (los taxistas son de los seres más acríticos y fascistoides del mundo, porque trabajan escuchando la radio y subliminalmente recibe ideología y noticias negativamente 'euforizantes', sin solución de continuidad), vecinas que barren la vereda y reuniones familiares.

Pero, qué pasa, no sólo en los noventa los medios del poder corporativo, conformes con el estado de la economía neoliberal, evitaban magnificar los hechos violentos, sino que la gente, preocupada por la pobreza y la falta de trabajo y en general careciente, tenía menos que defender y más de qué preocuparse.

Hoy, en donde el PBI per cápita se duplicó en diez años, en donde casi no hay desocupación ni pobreza, en dónde la clase media se duplicó y la pobreza fue diezmada, aparece la demanda de seguridad. Y Argentina, el país más seguro de latinoamérica, tiene índices de criminalidad similares a EEUU y Europa. Antes no había qué proteger, la seguridad no importaba casi nada. Hoy, la mayor parte de la clase media se vuelca en contra del gobierno que, paradójicamente, logró que ascendieran socialmente.

Podemos discutir si vivimos en la inseguridad o no, pero lo que no va a existir nunca, en estas sociedades capitalistas en donde una persona puede morirse de hambre sin que al 75% de sus conciudadanos le importe tres chotos, es seguridad.

Este es un trabajo mío en donde se compara la argentina de 2003-2010 (Kircherismo) con la de la década de 1990 (Menemismo-Delarruismo) y que incluye algunos de estos datos.





Esteban Cámara
Santa Fe, 18/10/2013






jueves, 17 de octubre de 2013

Amenazas

Entre 2010 y 2011 estuve desempeñándome en la unidad de gestión provincial (Santa Fe) del Plan Nacer, con una alta responsabilidad.

Parte del personal (la mitad o más) hacía todo lo posible por no trabajar y cuando no podían evitar la responsabilidad, cumplían lo peor posible con su labor.

Por mi cargo, yo debía tratar de encausar a estos colaboradores ineficaces o ineficientes y, a pesar de haberlos tratado siempre con respeto, eso me empezó a granjear enemigos, particularmente "el yerno" de la Directora. El pibito, luego de mandarme emails agresivos (documentación que conservo), hasta llegó a amenazarme. Ipso facto, la directora me llamó a reunión. A la misma, a la que también asistió otro personal político de actitud manifiesta y permanentemente hostil hacia mi persona (inmotivada, por cierto), me dirigí para, insólitamente, ser reprendido. Mi pecado había consistido en decirle al "yerno" que debía hacer 10 y había hecho ... 2 (y 2 con mucha buena voluntad). Eso fue catalogado por los dos funcionarios como agresivo. Renuncié a la función y me volví al Ministerio de Gobierno.

Unos meses después, me viene a ver una colega que se desempeñaba en el Ministerio de Salud para advertirme que otro colega nuestro, funcionario de gobierno, le había dicho que me dijera lo siguiente: Que NR (la directora aquella) le había comentado que yo, Esteban Cámara, "me estaba tirando contra el gobierno" por mis comentarios en Facebook, y que si seguía en esa tesitura, ella "le iba a contar al ministro" (1)...



¡Huy!, ¡que miedito! 

A mí me han amenazado de muerte con exhibición de armas de fuego, me han seguido por meses los agentes de la dictadura...

Si ves mis publicaciones posteriores, a la cual luego se agregó este blog, comprobrobarás que me chupó un huevo tu amenaza, ¿sabes?



(1) Esta información se prueba a sí misma, dado que ninguno de mis colegas sabía siquiera que yo tengo facebook, que tengo como contacto a aquella Directora Provincial ni, mucho menos, cual es el tenor de mis comentarios en esa red social. De manera que no pudo ser un invento de alguno de ellos. Además, el incidente se produjo a horas de haberme visto reunido NR con el otro funcionario (¿panic reaction?). Más claro imposible.


Esteban Cámara
Santa Fe, 15 de octubre de 2013

martes, 15 de octubre de 2013

Los refugios de los nazis

Mucho se habla en EEUU y otros países desarrollados de la Argentina como el  refugio de los nazis per se. No son pocos los Argentinos que repiten acríticamente, cuando no, el "discurso del amo".

Lo cierto es que los nazis se refugiaron en infinidad de países, fundamentalmente EEUU y Australia. Uno de los ejemplos más notorios es el de Werner Von Braun, el padre de los cohetes yanquis... y, antes, de los que portaban las bombas que asolaron a Londres durante la II guerra mundial. Este es simplemente uno de los tantos casos de cinismo de los yanquis. Lo que hacen ellos lo acusan en otros, como el terrorismo.

Muchos otros nazis huyeron a Rusia, Brasil, Paraguay, Chile y Bolivia, entre otros.

En la microfísica de estos procesos de escape nazi no fue menor el papel del Vaticano e, incluso para muchos nazis refugiados en terceros países, el departamento de estado de USA actuó como gestor de las huídas de los criminales de guerra.

Pero entonces, ¿por qué se menciona siempre a la Argentina? Esto se debe a que en la Argentina de la posguerra existió un gobierno independiente de yanquis e ingleses, y soberano, gobernado por un movimiento nacional y popular. Muy dignamente, aquel gobierno no mandó ni un sólo argentino a morir en Europa en defensa de los oligarcas que siempre nos explotaron.


Informaciones

1-


Nazis en EEUU

Tras el colapso de la Alemania nazi y finalizada la 2ª Guerra Mundial, Estados Unidos desarrolló una operación secreta, conocida con el nombre de “Paperclip”, que consistió en ayudar a huir y reclutar a todos aquellos nazis que les pudieran ser de utilidad.

El objetivo principal de la operación fueron los científicos, entre los que destacó Werner Von Braun, y los militares y ex agentes de inteligencia procedentes de la Abwehr, la Gestapo y las SS.

Uno de los grupos, encabezado por el general nazi Reinhard Gehlen, llegó a iniciar las negociaciones con los norteamericanos, incluso antes de la muerte de Hitler.

A los nazis que decidieron pasar al bando estadounidense (muchos de los cuales eran responsables de atroces crímenes de guerra), se les proporcionó identidades nuevas y se les puso en la nómina de la OSS y la CIA, a cambio de su colaboración. Sus amigos y camaradas también recibieron ayuda para que escapasen a Argentina y otros lugares seguros en América Latina. Josef Mengele, "el Ángel de la Muerte", conocido por sus experimentos con seres humanos en Auschwitz, que ocasionaban la muerte de éstos en la mayoría de los casos, fue uno de los grandes beneficiados por esta operación y vivió en la impunidad en diferentes países de América Latina (probablemente colaborando con sus diferentes gobiernos dictatoriales proyanquis) hasta su muerte en 1979.

Con el reclutamiento de cientos de criminales nazis, toneladas de archivos y de documentación cayó en manos de la CIA, incluyendo aquellos documentos que se referían a los espantosos experimentos médicos que se realizaron en Dachau y otros campos de concentración y exterminio.

De esta forma Estados Unidos también heredó toda la estructura de los servicios de inteligencia del nazismo en Europa, muy útil en su posterior guerra fría contra la Unión Soviética y responsable de multitud de acciones de sabotaje contra los países encuadrados en el Pacto de Varsovia (entre ellas, secuestros y asesinatos selectivos de destacadas figuras de la Europa Oriental). Esta fue una de las causas principales (ignorada conscientemente por occidente) por la cual Alemania Oriental se vio obligada a levantar el Muro de Berlín.

Este hecho muestra, mejor que ningún otro, la proximidad ideológica entre la Alemania nazi y la América capitalista, y que el objetivo de su intervención en Europa, durante la 2ª Guerra Mundial, lejos de ser el de conseguir la derrota definitiva del fascismo, fue el de poner freno al avance y a la influencia de las ideas comunistas de la URSS sobre el resto de países europeos, pues de no haber intervenido EE.UU. probablemente, tanto Francia como Italia o Alemania occidental, donde la resistencia antifascista estuvo encabezada por los Partidos Comunistas de estos países, se habrían decantado por una forma de gobierno y un modelo económico muy diferentes a la que posteriormente tuvieron.

También el Vaticano ayudó a huir de Europa a multitud de nazis y a evitar con ello que fueran juzgados ante tribunales internacionales por crímenes contra la humanidad. Sólo el obispo Hudal, un conocido prelado pronazi (informante de la Abwehr durante la guerra), facilitó pasaportes de la Cruz Roja, billetes y visados a cientos de nazis, para América Latina, donde muchos de ellos se convirtieron en importantes asesores militares de las dictaduras proyanquis de corte fascista. Klaus Barbie, "el carnicero de Lyon", que fue ayudado a escapar hacia Bolivia por monseñor Draganovic, colaboró activamente en las diferentes dictaduras militares que tiranizaron este país latinoamericano.


http://www.forocomunista.com/t6214-estados-unidos-recluto-a-miles-de-nazis-tras-la-segunda-guerra-mundial

2-

El paraíso yanqui de los nazis

Un informe hasta ahora secreto sobre la operación de caza de nazis por parte del Gobierno de EEUU concluye que funcionarios de inteligencia ofrecieron refugio en el país a nazis y sus colaboradores tras la II Guerra Mundial.

"EEUU, que se vanagloriaba de ser un refugio seguro para los perseguidos, se convirtió a pequeña escala en un refugio seguro también para los perseguidores", afirma el informe de 600 páginas que se ha filtrado a la prensa.

El diario The New York Times fue el primero en obtener una copia del informe que el Departamento de Justicia había tratado de mantener en secreto durante los últimos años.

El informe aparece publicado también en la página web del National Security Archive, un grupo de investigación independiente ubicado en la Universidad George Washington de la capital estadounidense.

El análisis evalúa tanto los éxitos como los fracasos de los abogados, historiadores e investigadores de la Oficina de Investigaciones Especiales del Departamento de Justicia (OSI), que se creó en el año 1979 para deportar a nazis.

El informe documenta cómo funcionarios estadounidenses querecibieron el cometido de reclutar a científicos tras la II Guerra Mundial hicieron caso omiso de la orden del presidente Harry Truman de que no se reclutase a nazis o personas afiliados con ellos.

Los investigadores del OSI señalan en el informe que a algunos nazis "se les garantizó ciertamente la entrada en EEUU" a pesar de que los funcionarios del Gobierno conocían su pasado.

Arthur Rudolph, uno de los cientos de científicos extranjeros reclutados para trabajar en EEUU tras la guerra dijo a los investigadores en 1947 ser el director de una fábrica que fabricaba cohetes en la que se obligaba a trabajos forzosos.
Los funcionarios de inmigración sabían

El informe asegura que los funcionarios de inmigración sabían que Rudolph había sido miembro del partido Nazi pero aun así lo dejaron entrar en EEUU por su conocimiento sobre cohetes.

Otro de los casos que se menciona es el de Otto Von Bolschwing, que trabajó con Adolf Eichmann, uno de los arquitectos del Holocausto, y que trabajó como agente de la CIA en EEUU tras la II Guerra Mundial.

El documento detalla cómo la agencia de espionaje debatió en una serie de informes internos qué hacer si se descubría el pasado de Bolschwing si negar cualquier afiliación con los nazis o explicarlo.

La CIA contrató a Bolschwing durante la Guerra Fría por sus conexiones con alemanes y rumanos. El Departamento de Justicia intentó deportar a Bolschwing en 1981 tras averiguar su pasado, pero el ex nazi murió ese mismo año.
Nazis deportados

Desde la creación de la OSI EEUU deportó a más de 300 nazis. El New York Times recuerda que el informe sobre la caza de nazis es obra de Mark Richard, un abogado del Departamento de Justicia.

En 1999, Richard convenció a la fiscal general de EEUU Janet Reno para que comenzase un detallado escrutinio de lo que él consideraba una pieza crucial de la historia y encargó el trabajo a la fiscal Judith Feigin.

Tras editar la versión final en el año 2006, pidió a altos funcionarios del Departamento de Justicia que publicasen el informe pero su solicitud fue denegada.

El Times asegura que cuando descubrió que tenía cáncer, Richard dijo a un grupo de amigos que uno de sus deseos antes de morir era ver el informe publicado.

El abogado murió en el 2009 sin ver su sueño cumplido. El ahora fiscal general, Eric Holder, habló durante su funeral.


http://www.elmundo.es/america/2010/11/15/estados_unidos/1289780290.html

3- Nazis en Australia (traducción mía)



"... fue el gobierno laborista de la posguerra el que originalmente estableció el refugio australiano de fugitivos nazis. El ministro de Inmigración, Arthur Calwell, recibió quejas amargas de trabajadores refugiados - entre los que había esclavos obreros liberados - que habían descubierto los nazis en sus naves de refugiados y en los campamentos de migrantes. Cuando el CIS le informó de que algunas personas desplazadas eran de hecho los antiguos hombres de las SS, él contestó que era "una sarta de tonterías ". Su Jefe de Departamento escribió al CIS dándole instrucciones de que los tatuajes de las SS, o la existencia de cicatrices borradas, no era motivo para rechazar solicitantes de asilo. Además, las "conclusiones precipitadas en cuanto a los riesgos de seguridad de ciertas clases de inmigrantes ... hacer mucho daño no sólo a las personas dignas, sino a nuestros planes de inmigración " . Calwell fue un ardiente defensor de la política de inmigración "Australia blanca". Por ella se estableció que los líderes laborales fueran europeos en particular los que realizaban o supervisaban trabajos penosos en lugares remotos. El lema de Calwell, "poblar o perecer" , deliberadamente invocaba temores de una invasión asiática. Esa misma política "pro europea" fue duramente anti-comunista, negándose la entrada de refugiados de izquierda, particularmente de la dictadura fascista de Franco en España."


http://www.wsws.org/en/articles/2000/01/nazi-j17.html













Esteban Cámara

Santa Fe, 14 de octubre de 2013

lunes, 14 de octubre de 2013

Las 14 balas

Alguien me hizo llegar un mail que dice "Las 14 balas fueron para vos". Se refiere a los balazos que impactaron en la fachada de la vivienda del gobernador de la provincia. Ese alguien tal vez sea uno de los tantos JTP (la sigla viene de Jefe de Trabajos Prácticos, refiriéndome con ella a personal docente de universidad de rango inicial) de la agrupación universitaria del partido de gobierno de mi provincia. Nunca como en estos tiempos se había visto que alguien, por el sólo hecho de ser JTP o ayudante de cátedra y militar en aquella agrupación estudiantil pudiera aspirar a cargos de Director o, incluso, Subsecretario en mi provincia.

Éste podría catalogarse como un gobierno provincial de JTP. Y esto se debe no sólo a la escasez de militancia sino a la brutal inflación de cargos políticos provinciales producidos por la gestión que se inició en diciembre de 2007 que hacen de deban echar mano de todo aquel que puedan.

Volvamos a los disparos. Todo parece indicar que provienen de bandas narcos aunque, dada la escasa voluntad de persecución que han mostrado, cuando no la protección brindada a jefes policiales en connivencia con los cárteles y a los jefes de éstos, sería más lógico que los disparos hubieran buscado al fiscal federal. 

Y no me cabe la menor duda de que, si los disparos hubieran estado dirigidos contra alguien del gobierno nacional Binner, o cualquiera de sus chirolitas, hubieran empezado a hablar al instante de autoatentado ...

Por ejemplo, es muy sintomática la protección que le brinda el ex gobernador Binner (referente supremo del partido de gobierno) a su ex jefe de drogas peligrosas Tognoli, quien logró el récord de procedimientos antidrogas de "1 porro" mientras los 'kioskos' de la droga proliferaron hasta niveles insospechados en la ciudad de Rosario. Claro, algunos hasta con policías que les brindaban seguridad. En reconocimiento a su brillante gestión, el gobernador hoy agredido a balazos lo elevó a jefe de policía de la provincia, con lo que su labor de protección se magnificó. A quienes protegía Tognoli, vaya a saber.

Durante la brillante gestión como jefe de drogas peligrosas de Tognoli (2007/2011) se produjo el pasmoso ascenso del imperio de El rey de la efedrina, mozo de café rosarino poseedor de automóviles Rolls Royce (y de los más caros del listado) y de una mansión digna de telenovela colombiana. Y el jefe provincial de drogas peligrosas ni se enteró. Todo salió a la luz por una investigación nacional.

Un hecho interesante que me sucedió a mí en persona en enero de 2008 cuando en atención a un proyecto en el cual me desempeñaba tuve que visitar (acompañado por dos funcionarios políticos de aquel entonces, de iniciales MM y GA) al entonces logístico del Ministerio de Seguridad. Al llegar, el grasiento y desagradable sujeto me dijo que me conocía aunque no recordaba de dónde. Yo luego creí reconocer en él el rostro de pájaro de uno de los integrantes de la patota paramilitar que secuestró a mi hermana en 1977 (si leen lo que he publicado al respecto es el sujeto que portaba una ametralladora Pam y que se quedó en el living de casa). Casualmente, luego supe que este sujeto se vanagloriaba de haber desaparecido gente durante la represión. Había sido policía de inteligencia (D2) en aquellos años, luego se había recibido de Contador. Empezaba a encajar todo. Lo de que me conocía pudo haber sido una amenaza velada hacia mí persona. 

Volviendo al tema de hoy, este tipo (quien manejó de facto a la policía provincial) nos dijo que un importante jurista de proyección nacional e internacional (tal vez el único rescatable de una Corte Suprema de Justicia avergonzante) les había recomendado que les dejen a la policía "cajas" para que recauden y que "no moleste". Esas cajas eran las de la prostitución, el juego clandestino y, cha chán, cha chán ... la droga. Esto significa que, ni más ni menos, la connivencia con los narcos fue estructurada desde el primer momento del gobierno del signo de la gestión actual. Personalmente dudo de que aquel renombrado jurista les haya dicho tal cosa. Tampoco creo que este procedimiento de las "cajas", que deriva en el nefasto autogobierno policial haya comenzado con la gestión Binner (el gordo aquel era también quien manejaba la policía con Reutemann).

Espero que no sea éste el último artículo que escribo.

Lo que sí es cierto es que las catorce balas sí, verdaderamente, están dirigidas a mí. O lo estarán. Y fundamentalmente por la incompetencia de este partido de gobierno.








Esteban Cámara
Santa Fe, 13/10/2013

viernes, 11 de octubre de 2013

El ave exótica

Permítaseme citar de memoria: En una escena de la serie de Larry David, Curb Your Enthusiasm (HBO 2000-2011), 7ma. temporada, su amigo/respresentante/alter ego Jeff le pregunta a Larry si va a hacer el intento por recuperar a su esposa Cheryl, de la que se separó hace algunos meses y a la que ahora se ha acercado bastante. Larry duda, se siente cerca pero tiene miedo de que al hacer "el movimiento" se arruine la cercanía tan duramente conseguida. Entonces Jeff le advierte, sabiamente: -Tienes miedo de espantar al ave exótica. -Sí, reconoce Larry.

Es eso, las mujeres son aves exóticas para nosotros, los hombres. Somos seres mucho más primitivos y lineales y, encima, muy parecidos unos con otros. Tratamos de acercarnos cautelosamente a ellas, las malas experiencias nos van enseñando a hacerlo sin movimientos bruscos, sin estruendos, sigilosa y lentamente para que no se vuelen. No tenemos ni idea de lo que tenemos que hacer. 

Ellas son complejas, sutiles, totalmente diferentes una de la otra. Hasta diferentes cada una de sí misma, instante por instante. Manejan la comunicación con un exquisito y sutil sentido del detalle, del tono, de lo que se connota, de los gestos corporales.

Hace mucho que lo digo: Las mujeres son superiores a los hombres. Tienen más genes (el cromosoma Y es sumamente pequeño comparado con el X), menos enfermedades y sistemas más fiables, excepción hecha del sangrado suyo de cada mes. Los biólogos tienen la hipótesis de que los machos surgieron en algún momento de individuos hembras. Y la modificación habría consistido, precisamente, en la pérdida de segmentos del cromosoma X, que lo llevó a convertirse en su encogido homólogo Y. Esta dualidad macho-hembra, vino bien a la lucha por la sobrevivencia de los genes porque favorece el intercambio de material de herencia y la variabilidad de las especies. El patrimonio genético, al ser doble, proporciona variantes que mejoran la adaptación a los cambios y alternativas ante fallos por mutación.

Tienen menos problemas genéticos las mujeres, por aquello del par de cromosomas más grandes. Recordemos que los cromosomas vienen de a pares, en las especies con reproducción sexual, de manera que las mujeres son XX y los hombres XY. O, para representar un poco mejor la diferencia de tamaño y cantidad de genes: XY . De existir algún gen defectuoso en uno de los X, el otro lo suple. En cambio, en muchos casos, el cromosoma Y carece de repuesto para genes del X. Es por esto que existen enfermedades que afectan en mucha mayor medida a los hombres que a las mujeres.

A su vez, existen menos problemas cardíacos en las mujeres y si bien no recuerdo bien supongo que también en otros sistemas corporales.

Claro, se me dirá: ¿Y los problemas de salud del embarazo y el parto?, los hombres no tienen ni remotamente ese problema. Es cierto, pero aún así, en las sociedades industrializadas las mujeres tienden a vivir mucho más que los hombres. En el caso de la Argentina actual, la expectativa de vida de la mujer es nueve años superior a la del hombre. Evidentemente, los riesgos del parto y las pérdidas mensuales de sangre se ven ampliamente compensadas por la superioridad genética y cardíaca.

Todo esto me lleva a pensar que las instituciones históricas del machismo son sólo un patético intento por compensar las desventajas biológicas y de inteligencia. Ah, por cierto, es falso que los hombres seamos más inteligentes. Sólo somos más fuertes muscularmente y eso tal vez se deba a una cuestión cultural. Es imposible vislumbrar que pasará con el rendimiento físico del bello sexo luego de siglos y siglos de libertad de movimientos y práctica deportiva.

Una prueba enorme de la superioridad femenina es que somos nosotros los que andamos detrás de ellas, casi invariablemente.

Como argumento final: las mujeres soportan mejor la soledad que los hombres. No nos necesitan. Y cuando necesitan una piel que les calme ese tal vez fugaz momento de hormonas enardecidas, basta que salgan a la calle, miren fijamente a alguno de nosotros ... y sonrían.





Esteban Cámara




miércoles, 9 de octubre de 2013

El Che


Ernesto Guevara de la Serna nació en Rosario, Santa Fe, Argentina un 14 de junio (o mayo) de 1928. Sus padres tenían en Misiones un molino yerbatero y habían navegado por el Paraná en un Barco hacia esa gran ciudad para esperar el parto, el cual finalmente se produjo en el Hospital Centenario.

De familias oligárquicas, sus padres se habían casado pocos meses antes y se fueron a Misiones en donde el padre, Ernesto Guevara Lynch, administraba una explotación yerbatera (de yerba mate, Ilex paraguariensis, que los argentinos usamos mayoritariamente como infusión). Hay versiones de que Ernesto nació un mes antes, vaya a saber, pero el certificado (que dice que el niño era sietemesino) fue falsificado a fecha tardía para evitar el oprobio de la madre Celia De la Serna de tener un hijo excesivamente prematuro: Se habían casado el 10 de diciembre de 1927, luego de vencer la oposición de los padres de la novia.

Ernesto fue muy asmático desde chico y cuando tenía dos años la familia decidió radicarse en la provincia de Córdoba, en la creencia de la época de que su clima era benigno para esa afección. 

El joven Guevara, asmático y todo, jugaba en forma furibunda al rugby de lo cual provenía el apodo Fuser (furibundo serna) tal como su amigo y compañero de viajes Alberto Granados señalara. 

Su familia era de ideas progresistas, antifascistas y siempre estuvieron vinculadas a círculos de pensamiento de avanzada tanto en lo social como en lo artístico.

Según John Lee Anderson, el Che de joven simpatizaba con el peronismo y hasta les decía a las empleadas de la familia que debían votar a los candidatos de este movimiento. No obstante, como él mismo diría negando a quienes le adjudicaban cierto gorilismo, jamás participó en política en Argentina fuera de ciertas acciones vinculadas al antifascismo y al apoyo a los aliados en la segunda guerra mundial. Muchas veces se habría referido a Perón como "El capo" y se reunió en forma clandestina con él en España. Por lo demás, carecen de ningún sustento las versiones de antiperonismo en el Che, jamás expresó nada en contra del peronismo y sabía perfectamente que compartían el antiimperialismo y el latinoamericanismo. 

En la juventud del Che, su familia volvió a Buenos Aires, con sus padres ya separados pero convivientes (por momentos). Ernesto estudió medicina.

Uno de los gustos del joven Guevara eran los viajes en motocicleta. Uno de ellos, no el primero, lo llevó a recorrer latinoamérica junto con Granados. Al parecer allí el Che asumió su ideología proletaria al ver la explotación al que eran sometidos los mineros del norte de Chile.

Más tarde participaría del apoyo al gobierno de Jacobo Arbenz en Guatemala de la cual se iría ante la invasión que lo derrocó financiada, armada y provista de mercenarios por los yanquis. Allí descubrió que, "...para ser un médico revolucionario, primero había que tener revolución". Ya volveremos sobre esta cristalina frase.

Luego de Guatemala, estando en México en 1956, conoce a Fidel Castro y se ofrece a integrar el grupo que intentaría la gesta de la Sierra Maestra.

Luego de casi una semana de navegación, el 2 de diciembre de 1956 desembarcan por error en un manglar cerca de Playa Las Coloradas, Niquero, hoy provincia de Granma (antes Oriente), Cuba. El desembarco fue desastroso, perdiendo gran parte del equipamiento, municiones y comida. Pocos días más tarde, el ejército del sangriento y corrupto Batista los emboscó en Alegría de Pío. En el medio de la masacre, el Che vio que uno de sus compañeros se dejaba una caja de balas. Entonces tuvo que optar entre la caja de medicinas que cargaba como médico de la expedición, y la de balas. Y optó por esto último, cumpliendo con lo pensado en Guatemala (ver dos párrafos atrás). 

Al poco, el Che fue nombrado comandante por Fidel y se le asignó la segunda columna (nominada como 4 para darle al enemigo la idea de una mayor magnitud de las fuerzas guerrilleras). El Che se caracterizó por ser un maestro de la guerrilla, reconocido como tal por el Comandante Eterno, Fidel. En el museo del ex Moncada de Santiago de Cuba vi una lámina con las victorias de la campaña guerrillera: Allí sobresalen las victorias de Ernesto.

Su participación en la campaña del centro de la isla, en la que unió sus fuerzas con la columna de su gran amigo y hermano de la vida, Camilo Cienfuegos, lo llevó a tomar la ciudad clave, Santa Clara y a destruir el tren blindado, la última esperanza batistiana de asistir a las ya reblandecidas defensas de la tiranía en oriente. En la toma de la jefatura de policía de Santa Clara, perdió a uno de sus hijos dilectos: El vaquerito. Esa misma noche, el cobarde Batista huyó a refugiarse con sus amos de USA.

Dicen que su gesto era adusto y de risa difícil. Tal vez fuera su casi hermano Camilo el único que le desacartonaba la seriedad argentina y lo hacía reir. Era duro e irónico con sus tropas, no perdonaba errores, pero era justo y reconocedor en el acierto, en la valentía. El malogrado Vaquerito puede dar fe de ello. Por las noches, sus combatientes cuentan que les daba clases de lectura y conocimientos escolares, restando fuerzas al descanso merecido luego los extenuantes trabajos de la campaña guerrillera.

Luego del triunfo fue muchas cosas en la Cuba revolucionaria: brillante y emprendedor ministro de Industria, presidente del Banco Central, etc. Viajó a la Unión Soviética y no le gustó. Vió un régimen corrompido y agotado. Y se los dijo: no era de congraciarse con los poderosos. Muchos años después los acontecimientos le darían la razón.

Una pequeña anécdota que me contó una cubana, testigo presencial de los hechos. Cuando el Che era Ministro de Industria de Cuba impulsó la creación de la fábrica de Chocolates en Baracoa (centro de la región cubana productora de cacao y lugar abandonado por el capitalismo pre revolución), en los primeros años de los 60'. Cuando se inauguró la fábrica, con la presencia del Che, las autoridades prepararon una comida para después de los discursos. Al invitarlo al Che a la misma éste les dijo con dureza: "Sólo voy si van también estos niños que han estado cocinándose al sol toda la siesta". Los burócratas tuvieron que asentir. Una niña gritó: "¡El Che nos salvo!". Él era así, siempre, "primero el otro". 

Combatió en el Congo, casi a regañadientes en esa desastrosa campaña y casi "entrega el equipo" en ella. Pero nunca se quejó.

Luego, se fue a Bolivia, su patria sureña le tiraba del corazón y quiso llegar haciendo revoluciones desde el norte. La campaña boliviana fue un grave error, sin apoyo político del P. Comunista boliviano, sin comprender mucho las peculiaridades, quedó aislado con un puñado de valientes bolivianos y los más fieles de su guardia cubana. El valiente y astuto Guile Pando, el que tomó el tren blindado en Santa Clara en 1958, se ofreció a acompañarlo pero Ernesto le dijo que sus perspectivas era muy altas y debía quedarse a cumplirlas en la revolución cubana.

Un ocho de octubre, 1967, fue herido y capturado en la Quebrada del Churo. El 9 de octubre de 1967, en La Higuera, sería asesinado por miembros del ejército boliviano conducidos por agentes de la CIA. Precisamente, uno de ellos fue el que "transmitió" (¿dio?) la orden de matarlo a quien finalmente lo haría, el sargento Terán. A esto de la captura y asesinato lo he contado en otro artículo de este blog: La renacida vista del Sargento. A su cobarde asesino, abandonado precisamente por el sistema egoísta por el que él asesinó a un indefenso detenido, le fue devuelta la vista justamente por los médicos cubanos, retoños del Che. Ocurrió cuarenta años después del infame asesinato de un hombre desarmado, herido, indefenso. Valga de síntesis comparativa entre sistema y sistema. 

Perón escribió: "Hoy ha caído en esa lucha, como un héroe, la figura joven más extraordinaria que ha dado la revolución en Latinoamérica: ha muerto el Comandante Ernesto Che Guevara. 

Su muerte me desgarra el alma porque era uno de los nuestros, quizás el mejor: un ejemplo de conducta, desprendimiento, espíritu de sacrificio, renunciamiento. La profunda convicción en la justicia de la causa que abrazó, le dio la fuerza, el valor, el coraje que hoy lo eleva a la categoría de héroe y mártir...”.


Ernesto Guevara De La Serna vivió como jugó al rugby, en forma furibunda, con la certeza y el desprecio por la muerte siempre acechante que sólo pueden sentir y entender los asmáticos.







Esteban Cámara